BLOG

Mejorar el aislamiento térmico en casa

Publicado: 05/05/2017

Pamplona Actual en su artículo "Cómo conseguir una vivienda más eficiente" expone una cuestión demasiado importante para todos y que suele relegarse a un segundo plano como es la eficiencia energética en nuestros hogares.

El Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) afirma que tan solo el 7% de las viviendas construidas en los últimos cinco años siguen el Código Técnico de la Edificación (la Carta Magna de las pautas constructivas y de los valores de eficiencia energética que deben cumplir las viviendas de nueva construcción).

¿por qué no nos preocupa la falta de eficiencia energética? Que nuestros hogares no sean eficientes genera un gasto económico superior al necesario en climatización y acondicionamiento pero también una demanda de recursos energéticos que debería ser innecesario especialmente en viviendas de nueva construcción.

Si no es por el dinero ni tampoco por el medioambiente es por nuestra salud. El mal aislamiento no solo ataca a nuestro bolsillo y al entorno nos ataca a nosotros mismos con afecciones que van desde resfriados y neumonías hasta enfermedades respiratorias y óseas como consecuencia de la mala calidad del ambiente.

Y por supuesto, las ventanas, como bien dice Pamplona Actual, son un punto fundamental en la mejora de la eficiencia energética del hogar. ¿qué es lo que debe tenerse en cuenta para saber si una ventana es eficiente desde el punto de vista energético?

- El vidrio: un doble vidrio será más aislante que uno monolítico o simple, pero incluir prestaciones térmicas como la bajoemisividad, el control solar, el gas argón en sus cámaras mejorará su rendimiento y el consumo energético será más racional y se reducirá.

- El material: ventanas de PVC o aluminio con rotura de puente térmico son una buena opción para mejorar el aislamiento térmico y reducir las pérdidas de calor o frío. Es importante resaltar que el PVC al ser un material no conductor genera un mayor grado de aislamiento con un menor coste económico (el aluminio es conductor térmico y por sí mismo no es aislante, incluir elementos para romper los puentes térmicos incrementa el coste de la carpintería considerablemente).

- La instalación: es básico retirar la carpintería antigua y limpiar bien el hueco para garantizar que la nueva ventana se coloque sobre elementos lisos y no conductores porque el dejar los marcos antiguos puede generar (entre otros defectos y problemas) puentes térmicos que debiliten el aislamiento y hermeticidad de la nueva ventana.

- La persiana: si el cajón no incluye aislantes perjudicaremos el aislamiento de nuestra ventana porque por ahí entrará y saldrá el frío y el calor. Si colocamos un revestimiento aislante en nuestras persianas limitaremos las carencias del cajón y mejoraremos el aislamiento tanto térmico como acústico.

Cuando decidamos cambiar nuestras ventanas debemos pensarlo muy bien, comprobar las propiedades de los materiales, sus certificados de calidad, los aislantes y valores de transmitancia térmica que ofrecen, el tipo de vidrio, el herraje y la hermeticidad de los cierres, la forma de instalación, el material de la persiana...

Recuerda que el secreto de los precios bajos a menudo suele encontrarse en una merma en la calidad y prestaciones. No hay trampa ni cartón y el desconocimiento de los detalles de una buena ventana pueden hacer que por ahorrar unos euros en la ventana derrochemos muchos más en energía y a la vez estemos perjudicando nuestra salud y el medioambiente.




Volver