BLOG

Ventanas perfectas, ventanas cuidadas

Publicado: 15/08/2018

Ventanas en Jaca comprar calidad baratas

Una de las ventajas más apreciadas y destacadas del PVC y el aluminio como materiales de ventanas y carpintería exterior en general es su escasa necesidad de mantenimiento. No requieren apenas atención, pero como todo, sí unos pequeños cuidados para alargar su vida útil y conservarlas en perfectas condiciones.

Estos son algunos consejos de mantenimiento según el elemento de la ventana:

LOS PERFILES DE LA VENTANA

Lo ideal es limpiarlos con agua y jabón, usando un paño suave y realizar movimientos circulares. Una vez limpios, aclarar con abundante agua. Es importantísimo no utilizar nunca estropajos metálicos, cepillos de cerdas duras... ni tampoco productos abrasivos o disolventes (lejía, alcohol, aguarrás...).  Si se trata de manchas difíciles de eliminar consulta (a la empresa que te vendió las ventanas) sobre productos específicos de limpieza.

Nuestros perfiles cuentan con 10 AÑOS DE GARANTÍA, pero no se hará cargo de defectos en el material provocados por un mal uso, cuidado o limpieza.

LOS ADHESIVOS DE LOS PERFILES

Todas las ventanas nuevas deben llevar adhesivos en los perfiles, su misión es protegerlas de golpes y daños durante el transporte y la instalación. Es importante retirar todos estos elementos de la ventana antes de tres meses, especialmente los del exterior de la vivienda, porque puede cristalizar, entonces se endurecerá y resultará más complicado retirarlos. Al limpiar la ventana no debe apreciarse ninguna anomalía en su superficie.

En el caso de los adhesivos de la parte interior, si se trata de una reforma completa y, por ejemplo, una vez instaladas las ventanas será el pintor quien realice su trabajo, podemos dejar el film protector de los perfiles para evitar que se dañe y manche la ventana.

LOS VIDRIOS

Todos los fabricantes recomiendan limpiarlos con agua templada y jabón neutro o soluciones a la venta en cualquier establecimiento como limpia-cristales, con paños suaves o papel de cocina para evitar marcarlos o rayarlos.

Nunca se deben usar productos abrasivos o estropajos (igual que en los perfiles) puesto que las garantías cubren los defectos en el interior de las cámaras y son materiales muy sensibles, por lo que hay que cuidarlos bien.

Una vez entregada la ventana por nuestro fabricante comprobamos que todos los elementos se encuentren en perfecto estado, en el caso de los vidrios, son colocados en fábrica y en caso de haber defectos visibles, antes de instalar las ventanas se reponen las piezas dañadas. Si tras la instalación pasa un tiempo y se detecta algún defecto evidente en el exterior del vidrio deberá evaluarse el origen de este daño, no estaría cubierto por la garantía si es el cliente u otra persona quien lo ha provocado.

LOS HERRAJES

Todas las piezas móviles de las ventanas deben estar bien lubricadas y engrasadas; también hay que regular y ajustar las hojas. Es importante no forzar las hojas (si no cierra bien, avisa al técnico) porque con un pequeño gesto es posible resolver este problema que se produce cuando se asienta la hoja recién instalada y si se estropea la carpintería o se rompe alguna pieza por haberla forzado, la garantía del producto no cubre estos daños.

Al menos una vez al año debe realizarse el tratamiento de los herrajes y piezas móviles de las ventanas, es recomendable que lo realice el técnico, pero también puede realizarlo el cliente si cuenta con los materiales y productos necesarios.

LAS JUNTAS

Estas piezas deben estar limpias e hidratadas para que no pierdan flexibilidad. La limpieza se realiza del mismo modo que los perfiles, con agua y jabón neutro para evitar residuos de polvo y que se deposite suciedad cuando abrimos la ventana.

Sin frotar demasiado, aclarando bien y con una limpieza periódica su durabilidad y funcionalidad están totalmente garantizadas.

REVISIONES PERIÓDICAS

Al igual que el coche se lleva al taller o viene a casa el técnico de la caldera, las ventanas también necesitan revisiones periódicas. No es obligatorio, pero sí es muy recomendable.

Al menos cada tres años se recomienda una revisión en profundidad para que el técnico realice el servicio completo de mantenimiento de las ventanas.





Volver