Aislamiento acústico

Ventanas aislamiento acústico

La contaminación acústica es uno de los mayores factores de estrés que llega a perturbar física y mentalmente a las personas. Una vivienda con mal aislamiento acústico reduce el grado de confort y bienestar, dificulta el descanso y altera el sueño, produce tensión, incomodidad y malestar.

Dependiendo de la zona en la que se encuentre la vivienda, la distancia a la calle (según alturas, orientación de las ventanas, ubicación de carreteras, parques, zonas escolares...) se necesitarán alcanzar unos mínimos valores de aislamiento acústico para garantizar el confort en el interior.

Las filtraciones de ruido a través de las ventanas, y de otros elementos, pueden ser por filtración (el ruido entra por orificios y pequeños huecos mal aislados entre los elementos) o por difracción (la incidencia de las ondas sonoras produce vibraciones que se transmiten al interior).

Atenuación del ruido en las ventanas Ecoven

Los elementos de la ventana que incrementan o reducen el nivel de aislamiento acústico son:

- El perfil: la calidad del perfil determinará cómo se comporta ante las ondas sonoras que inciden directamente sobre él. Si el perfil es de Clase A como su espesor nominal es mayor tendrá una resistencia superior ante el ruido directo.

- El material: la ventana de PVC se ha evaluado como la más aislante ante el ruido, por la naturaleza del material, su estructura y el comportamiento que ha presentado en los diferentes ensayos comparativos a los que se ha sometido.

- El vidrio: es un elemento determinante, los vidrios de mayor espesor contando sus lunas y cámaras son más aislantes, pero además para garantizar unos niveles de atenuación determinados es recomendable incluir vidrios con propiedades específicas de aislamiento acústico. Para evaluar los niveles de aislamiento que se obtiene con una ventana completa debemos siempre consultar al vendedor y solicitar documentación de los fabricantes tanto de la ventana como del vidrio.

- La apertura: una ventana abisagrada (oscilobatiente o practicable) será siempre más aislante que una corredera porque su sistema de cierre es más hermético, incorpora juntas de estanqueidad que limitan la filtración y el herraje es más complejo y completo para garantizar el buen funcionamiento del sistema en su conjunto.

- La persiana: los cajones de persiana suelen ser uno de los puntos críticos por los que se producen las filtraciones de aire y también de ruido al interior. Es recomendable siempre que el cajón esté reforzado con materiales aislantes térmicos y acústicos en su interior, existen diferentes materiales y posibilidades dependiendo de la necesidad.