Barandillas

Barandillas sin mantenimiento

Cambia tus barandillas en Panticosa

La barandilla es un elemento de exterior e interior con múltiples posibilidades de diseño, configuración y materiales. Desde las más tradicionales de forja y madera a las más minimalistas y modernas en las que predomina el vidrio.

¿Cuál es la mejor opción? Generalmente escogeremos una u otra dependiendo de la estética arquitectónica de nuestra vivienda o edificio y de la pauta establecida. Si son de madera necesitaremos barnizar, lijar, pulir, tratar con fungicidas y otros productos con relativa frecuencia para conseguir mantenerlas en buenas condiciones y que no se deterioren.

¿Por qué no las sustituimos por aluminio?

La gran cantidad de acabados en lacados de color y en imitaciones de madera garantizan que prácticamente cualquier barandilla de madera encuentre su correspondiente en aluminio. Además las diferentes posibilidades de dimensión de perfil nos permiten imitar su configuración original sin crear un impacto visual negativo.

Al colocar la barandilla fabricada en aluminio mantenemos sus cualidades estéticas, su configuración original y prolongamos su durabilidad por más tiempo, manteniéndola como el primer día sin necesidad de aplicar ningún tratamiento. Es por este motivo que la barandilla de aluminio se está convirtiendo en un sustituto de la barandilla de madera en el Pirineo Aragonés.

 La barandilla de madera nos ofrece un valor estético muy elevado, pero la barandilla de aluminio proporciona el mismo valor con la gran ventaja del mínimo mantenimiento y la garantía de lacado de nuestro proveedor sobre todo el material.


Barandillas invisibles y seguras

Cambia tus barandillas en Jaca

Y el vidrio, como material cada vez se utiliza más en la construcción por sus prestaciones y por la importancia que se le da a la luminosidad y al mínimo impacto visual. Así es una opción ideal para las barandillas de balcones, terrazas, interiores, hostelería... porque cumple a la perfección con la función para la que ha sido diseñada y además aporta un valor estético diferencial y muy elegante por su discreción y su singularidad. Se adapta a cualquier estilo sin poner en cuestión la seguridad de sus usuarios.

Dependiendo del estilo los perfiles de fijación y soporte pueden escogerse, son múltiples sus opciones y cada vez es más frecuente verlas instaladas en edificios, escaleras de viviendas particulares, hoteles y restaurantes...