El vidrio

Ahora es impensable una ventana con un vidrio sencillo o monolítico porque no proporciona el aislamiento exigido por la normativa vigente ni tampoco por nosotros como usuarios.

Como mínimo debemos colocar un vidrio doble que se compone de dos lunas con una cámara divisoria compuesta por el espaciador, el desecante y la junta.  Este vidrio es más aislante que uno simple, pero sigue sin ser suficiente generalmente y es más que recomendable que tenga propiedades que proporcionen un rendimiento térmico superior. Dependiendo de la ubicación, la orientación, la incidencia de radiación solar directa y otros factores es posible que el vidrio se adapte a cada necesidad particular.

Vidrio Ecoven Pirineos ventanas PVC
Imágenes: Guardian Sun

El vidrio Bajo Emisivo reduce la pérdida energética de la vivienda porque evita que el calor o el frío se transmitan hacia el exterior y permitiendo el máximo aprovechamiento de la calefacción durante el invierno o el aire acondicionado en el verano. Este vidrio permite un máximo aprovechamiento del sol por su elevada transmisión lumínica. Estas propiedades se consiguen metálicos el tratamiento de la luna con óxidos metálicos.

El vidrio Control Solar evita la incidencia calórica del sol sin reducir el aprovechamiento de luz por lo que este tipo de vidrio es perfecto cuando el exceso de energía solar produce recalentamientos en el interior para ayudar a mantener una temperatura constante.

El gas argón en el vidrio mejora su nivel de aislamiento térmico y reduce la transmitancia térmica (la pérdida de energía) al formar una especie de barrera más densa que el aire que permite mantener las lunas de vidrio a una temperatura más constante y próxima a los valores del interior. Este gas se inyecta en la cámara del vidrio y al ser más denso que el aire e inerte es totalmente inofensivo en caso de fuga y ayuda al mantenimiento de los vidrios con propiedades metálicas. Otros gases que pueden utilizarse son el Xenón y el Kriptón, también químicamente puros.


El vidrio triple, al igual que el doble acristalamiento o UVA (Unidad de Vidrio Aislante) es un sistema compuesto, en este caso por tres lunas herméticamente cerradas a través de dos cámaras divisorias. Es importante destacar que el triple acristalamiento no es necesariamente mejor que el doble, dado que su rendimiento dependerá de las propiedades térmicas y acústicas aplicadas a las diferentes lunas. Por ejemplo, es menos aislante un vidrio triple 4-10-4-10-4 a pesar de sus tres lunas monolíticas y sus 32 mm. de espesor que un vidrio doble 4-16-4 Bajo emisivo con gas argón porque la transmitancia térmica de este último es menor y su capa bajoemisiva junto con el relleno de la cámara permiten un mayor aprovechamiento energético y aislamiento.




Dependiendo de las necesidades el vidrio además de térmicamente puede mejorarse en cuanto a seguridad y aislamiento acústico.

El vidrio de seguridad se compone por dos lunas de vidrio unidas entre sí mediante láminas de butiral de polivinilo (PVB), etil vinil acetato (EVA) y resinas activadas por luz ultravioleta. Se denomina también vidrio laminado y ofrece una alta resistencia a roturas e impactos ya que en caso de golpes es más flexible y evita su fractura en pedazos.

Para el aislamiento acústico se utiliza el vidrio laminado con la aplicación de butiral de polivinilo acústico. Así se contribuye a reducir la onda de sonido y por lo tanto a atenuar el ruido procedente del exterior sin reducir la luminosidad ni el aislamiento térmico ya que puede combinarse con los diferentes tipos de vidrio para mejorar sus propiedades.

En trabajos diferentes a la ventana como mamparas, cerramientos interiores, barandillas, divisores de espacios, puertas correderas de vidrio... suele utilizarse el vidrio templado que en su fabricación se somete a un proceso de templado, calentándose uniformemente a una temperatura aproximada de 700ºC y enfriándose rápidamente en cámaras de aire para mejorar su resistencia térmica y mecánica. Es un material muy interesante porque al romperse se descompone en fragmentos redondeados que no son cortantes y no suponen riesgo alguno.