La ventana eficiente en el Pirineo